El-Barbo.es

Artículos de pesca para la etiqueta
Laguna del Campillo (Embalse)

Barbos y carpas, mañana de

barbo-campillo

7:00 AM – Lugar: Laguna del Campillo

Ya estoy de nuevo a pie del embalse con mi caña preparada, aun hace frío y el movimiento es mínimo. La superficie del lago refleja como un espejo el cielo y dibuja en el agua la sombra de los arboles de las orillas. Que sensación, que paz… Nada me hacía pensar que tendría una mañana muy movidita en la que mis mejores dotes como lanzador tendrían mucho que ver en el resultado final de la jornada.

(más…)

Dando latigazos con Jaime

latigazos-jaime

Tras estos últimos días de pesca y en vista del cierto éxito de las jornadas, Jaime y yo decidimos escaparnos las últimas horas del jueves. A las 6:00 estaba como un clavo esperando en el lugar de encuentro y a poco más de las 6:30 montábamos los equipos en la orilla de la renombrada Laguna del Campillo.

– Verás como hoy tampoco clavamos nada – Comentó Jaime al ver la escasez de los barbos orillados, a lo que le respondí que hoy iba a ser el día, el gran día en que por fin compartiríamos una jornada de pesca con… peces, como finalmente comprobaréis. Y es que a pesar del amor por la pesca y la grata compañía, nuestras invernales jornadas anteriores fueron demasiado frías e improductivas.

(más…)

Una de Barbos, escarabajos y quironómidos

barbos-escarabajos-quironmidos

De nuevo me cae un día tonto entre semana para poder acercarme a por unos barbos urbanos, imaginaos el panorama, ni un alma en el lago, sol radiante, ausencia de viento… y los barbos comiendo… De nuevo la emoción estaba asegurada.

(más…)

Torpedos bajo la lluvia

torpedos-bajo-lluvia

8:00 del jueves 17 de Abril de 2009. Suena el despertador…

Me levanto al poco rato perezoso pero contento, al fin y al cabo me iba de pesca. Al subir la persiana, descubro un cielo totalmente cubierto y amenazante. Preparo mis cosas y según estoy saliendo por la puerta me llaman para cancelar la jornada.

No empezaba nada bien un día que finalmente acabó convirtiéndose en una maravillosa aventura, y es que la última vez que me aventuré sin muchas esperanzas, la cosa acabó con el barbo de la rivera Araya… Reuní valor y salí por la puerta.

(más…)