El-Barbo.es

El black bass que soñaba con ser barbo

La mañana a orillas del embalse estaba siendo de lo más agria, los barbos estaban en las orillas si, pero su actividad dejaba mucho que desear sin querer subir a por los bichos de foam y muy asustadizos, resultaba casi imposible acercarse a ellos lo suficiente para lanzar con garantías. 

El agua era muy clara y como se veía bien el fondo dejamos las cañas y subimos a lo alto de una piedra para intentar localizar un mejor blanco. Había bancos de peces por doquier, barbos, carpas, bogas, percasoles y un sin fin de alevines y pequeños peces, cada uno a lo suyo y según la especie cada uno con sus costumbres, sin embargo algo llama mi atención. Hay un pez de mucho mayor tamaño entre un grupo de pequeños barbos que hociquean bajo la plataforma de las embarcaciones y parece según me voy acercando que por su forma se trata de una especie diferente.

Cuando finalmente consigo acercarme lo suficiente descubro alucinado que se trata de un black bass que fuera de toda regla sigue a los barbos en su deambular urgando en el fondo y alimentándose junto a ellos aparentemente de la misma forma. Palpo en los bolsillos la caja de bass bugs tratando de no perder de vista el original grupo de peces y coloco en la punta del sedal un zonquer de conejo negro made in Cesar Tardío. Al lanzar por delante de ellos y recoger despacio como una salamandra el bass se acerca y lo succiona como con una pajita. Jojojo de repente se me dibuja una amplia sonrisa y clavo firmemente. ¡Ya es mio! 

Un black bass barbero…

La arrancada del bass no se hizo esperar, tampoco los brincos y cabriolas sobre el agua ni los picados hacia el fondo. Por suerte lo tenía bien grapado y posaría para la foto y para que llegado el momento pudiera contaros esta pequeña historia. Foto, y al agua claro.

Buena pesca!!

 

 

Entradas relacionadas con Relatos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *