El-Barbo.es

Truchas de repoblación VS truchas salvajes

El otro día hice un retwit  de una imagen que mostraba las diferencias entre una steelhead salvaje y una de repoblación. Intenté buscar algo parecido en español y al no encontrarlo me decidí a hacer yo mismo algo parecido. Así pues os presento de forma muy sencilla y resumida las diferencias que describía esta imagen que os comento, pero en español y orientado a los peces de repoblación en general y la trucha en particular.

Diferencias con las truchas de repoblación

Capacidad física
Las truchas de repoblación no pueden desarrollar un corazón grande ni músculos potentes, en steelheads y reos esta diferencia en notoria. Esto es bastante obvio, un animal confinado a una piscina no puede ejercitar sus músculos igual que lo haría un animal salvaje que deba luchar contra corrientes, predadores y perseguir y cazar presas.

 

Inteligencia y agudeza sensorial
Los peces de repoblación son alimentados habitualmente con pienso, agilizando las tareas de mantenimiento y abaratando el coste de producción. Una trucha nacida en cautiverio no desarrolla estrategias de supervivencia dado que vive protegida y aislada del medio natural, ni tiene la necesidad de aprender a buscar alimento. El resultado es una trucha que toma bien casi cualquier cosa que se le presente correctamente y se mueva con naturalidad, una trucha que no tiene miedo del pescador y otros depredadores, lo que la hace vulnerable frente al propio pescador, cormoranes, lucios, etc.

Aspecto y coloración
Su aspecto puede no llegar a ser el de un pez sano y vigoroso, dando en ocasiones la sensación de pez poco agraciado y se observan malformaciones con relativa frecuencia. Estas malformaciones se producen también de forma natural y es habitual en la cría de animales con gran número de descendientes sobre todo de peces (los que tengáis acuario con peces ovovivíparos lo comprobaréis a menudo), sin embargo al nacer en cautiverio no hay selección natural que elimine los más débiles, el piscicultor es el único con esa potestad  y rara vez lo hará, puesto que un pez deforme o no es un producto igualmente que vender.

Aletas deterioradas
Las aletas de las truchas de granja suelen ser de menor tamaño y acostumbran a estar dañadas y redondeadas por roces y podredumbres. Hacinadas en piscinas y siempre en mayor densidad de lo que sería “ideal”, los peces sufren roces continuamente con las paredes y con otros congéneres en el momento de ser alimentados, pues se apiñan allá donde cae el pienso para intentar ser las primeras en probar bocado.

Espero que os haya resultado interesante. Buena pesca!

Te recomendamos nuestro artículo:

La Jarosa, Grandes truchas en Madrid

 

Nota: Este artículo no pretende desprestigiar la labor del piscicultor ni las truchas de repoblación. Bien sabemos que es de lo poco que nos queda cuando se acaba la temporada. No obstante nos parece interesante conocer estos 4 puntos para que cualquiera sin conocimientos específicos sobre morfología o genética (como nosotros mismos) pueda identificar de forma sencilla los peces de repoblación y conteste a esas posibles cuestiones que le puedan venir a la cabeza derivadas de los puntos tratados.

Visita la web oficial de la asociación de pescadores de La Jarosa

Entradas relacionadas con Escuela de pesca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *