El-Barbo.es

Trucha del Aragón Subordán

Estos días estamos publicando muchos retwits con capturas de steelheads y no dejo de acordarme de la última trucha gorda que conseguí grapar en el Pirineo y que llamé cariñosamente La Cegata. Había pasado los últimos 3 días pateando de arriba para abajo el valle del Cinca, pescado el río Ara en Aínsa y en el coto de Broto, buscando algo de actividad en los ríos que en aquella época del año fluían ya maltrechos. De tramo en tramo y de río en río acabé en Jaca, y después de recorrer entero el Aragón Subordán decidí quedarme en una zona de arenales y cortados donde pude ver algo de actividad.

Al llegar a un codo del río, un árbol sobre un pequeño pozo llama mi atención con algunos barbos moviéndose justo debajo, como llevaba tiempo sin tocar escama, cambio rápidamente el bajo y coloco un escarabajo de foam. Me voy acercando despacio hacia el árbol, la pesca al agua de truchas en superficie había dejado hueco al rececho barbero, un radical cambio de táctica justo en el momento en el que veo a mi derecha un truchón de mas de kilo y medio que está a menos de 3 metros de mi y que permanece inmóvil en el fondo.

– ¿No me ha visto? ¡¡¡Por dios si estoy aquí al lado!!! – Respiro hondo, no hay tiempo ni posibilidad de cambiar ni de mosca ni de na.

– Barbo, te lo tienes que jugar todo a una carta – Me dije. Y en la posición con la que había dado mi última zancada, poso la mosca un par de metros por encima de la trucha sin que se asuste, de momento va bien la cosa… Mientras el escarabajo gordo y desgastado bajaba por la corriente me llamaba a mi mismo algo que evitaré pronunciar, tendría que tener mucho hambre esa trucha para salir a semejante imitación. El caso es cuando lo ve pasar por encima, se levanta con elegancia del fondo, sube casi en vertical a la superficie y se zampa la mosca abriendo la boca como una serpiente y escupiendo el agua por los laterales al cerrar con fuerza. ¡Qué bárbaro!

La moraleja que yo saco de esta historia es que a veces las cosas que creemos que no pueden funcionar, son capaces de dar buenos resultados. A partir de aquel día siempre llevo un puñadito de bichos de foam en mi caja de moscas para truchas de verdad.

Saludos y buena pesca!

Te recomendamos nuestro artículo:

La Jarosa, Grandes truchas en Madrid

Entradas relacionadas con Escuela de pesca, Foto Blog, Relatos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *