El-Barbo.es

Cabecera de La subida de los BarbosDespuntaba el sol, un cartel de carretera indicaba que llegábamos a El Gordo y el frescor de la mañana nos hacia soñar con un gran día de pesca con sol radiante y ausencia de viento. Cuanto anhelábamos un día de pesca fácil.

Tras el desvio oportuno, el gran Valdecañas se extiende majestuoso mostrandonos sus aguas en calma total, sus orillas verdes y un nivel embidiable de agua. Las condiciones perfectas, pero en la pesca no hay dia perfecto, y hoy el problema no estaria en el fuerte viento, sino en la turbidez y el color rojo oxido de sus aguas. Esta vez de nada servirian la paciencia, la observacion y el tacto de la caña y si un buen conocimiento de la zona y el deposito lleno.

Barbo comizo en celo

Un barbo comizo, toda una sorpresa

Y asi como llegamos nos fuimos en busca de un lugar mas propicio, y asi llegamos a las playas de Almaraz y asi nos volvimos a ir de ellas tras comprobar que sus aguas tambien habian cambiado de color y presentaban su cromatismo veraniego, ese verde oscuro que forman las algas con el calor.

La unica solucion era buscar aguas limpias, oxigenadas y frescas, y que mejor que buscar alguna de las muchas gargantas que fluyen hacia el Tajo, con la esperanza quizas de encontrar a los barbos remontando su rio natal.

Efectivamente cuando por fin encontramos un lugar adecuado y tras tres horas con el bolo firmado divisamos a lo lejos el tan ansiado momento. Los barbos estan subiendo.

Habia tantos barbos en el agua que se hacia casi imposible hacer que uno en concreto tomara nuestra mosca, pero pese a su abundancia no todos los peces estaban por la labor de picar.

Os podéis imaginar, si no era uno era el otro y el único secreto para clavarlos era lanzar, lanzar y lanzar. Un gran momento para practicar el famoso «golpecito» con los escarabajos, cojer el tacto a la caña mueva y practicar posadas sin falsos lances, intentando meter la mosca entre las plantas de la orilla donde siempre había algún barbo esperando la caída de insectos.

Barbo herido por los golpes en la subida

Fijaros en este ejemplar con múltiples heridas debidas probablemente a golpes con las piedras durante el remonte

Al poco rato había caído el primero, y unos minutos mas tarde hacíamos una paradita para comentar la jugada y subir un poco mas arriba. Los barbos, sin ser ni demasiado grandes, ni demasiado pequeños, ofrecían una bonita lucha que se potenciaba con descuelgues aguas abajo y carrerones a contracorriente que nos pusieron la carne de gallina en mas de una ocasión.

Los barbos remontaban suavemente las zonas menos estrepitosas y paraban en los huecos de las grandes piedras para salir torpedeados entre rocas de unos pocos coletazos. Las turbulencias del agua me permitieron acercarme lo suficiente como para grabar algunas bonitas imágenes y disfrutar del espectáculo a la vez que aprendía sobre su comportamiento y observaba con asombro como los peces se recostaban sobre las piedras encajándose literalmente en el fondo para descansar.

Al llegar la tarde y tras más de una docena de barbos cada uno decidimos cambiar los escarabajos por nuestras famosas ninfas de quironómido con foam, y descubrimos con alegría que, pese a que a primera hora no fue el plato preferido, ahora estaban gustosos de tomarla.

Barbo comizo pequeño y muy negro en celo

La talla media de los barbos no era para tirar cohetes, pero lo pasamos bien

Uno tras otro fueron cayendo numerosos barbos, tantos como 65, entre ellos dos barbos comizos de color marron oscuro casi negro, 2 buenas carpas y 3 black bass. Que mas contaros… Un dia que desde luego no olvidaremos facilmente, con muchos peces, muchas risas y buena compañia.

Pese a que como es logico no hicimos ni siquiera una foto a cada uno de los 65 barbos, no dejeis de pasaros por el album de fotos que seguro os va a gustar.

Un saludo.

Album de fotos Ir al album: La subida de los barbos

Entradas relacionadas con Relatos

3 respuestas a “La subida de los barbos”

  1. Leo Kutú dice:

    Hno. de los anzuelos, RaúL:
    Bonita pesca.
    Bien por esos golpeteos de escarabajos para lograr «despertar» las ganas de morder a los barbos.
    Linda pesca variada.
    ¡Felicitaciones por ello!.
    Un abrazo gigante y,…
    Un afectuoso sapukay.-

  2. Alberto dice:

    Hola, en ese mismo río y con las ninfas de quironómido que aconsejáis saqué un par de barbos hace poco.
    Grande el trabajo que hacéis, enhorabuena y muchas gracias.

    • El Barbo dice:

      Alberto, disculpa el retraso en responder, se me perdió el comentario.

      Gracias a ti, por supuesto.

      Nos agrada ver que tantos seguidores apreciáis nuestro esfuerzo.

      Muchas gracias a todos.

Responder a Leo Kutú Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *