El-Barbo.es

La pesca del barbo a mosca en superficie es una de las pescas más gratificantes que puede practicarse, una pesca emocionante con luchas potentes y frenéticas embestidas hacia el fondo, cerca de casa y con abundancia de pesca. Pondrá a demás en graves aprietos a nuestros equipos ligeros, su forma cilíndrica y su poderosa cola lo permitirán algún día remontar su río natal para desovar al igual que un salmón, por lo que nos encontraremos con un bello y fuerte adversario.

Barbo a mosca en superficie con hormiga de ala en el rio Alberche

Barbo a mosca en superficie con hormiga de ala en el rio Alberche

Los momentos en los que esta pesca se torna más efectiva son los primeros del día, justo cuando sale el sol y cuando las carpas ya han dejado de boquear en la superficie. Entonces empiezan a salir los insectos y con ellos nuestros barbos, que patrullarán las orillas provistas de vegetación hasta que suba el sol. Si por el contrario las orillas no tienen vegetación, encontraremos a los barbos hociqueando en el fondo en busca de ninfas. Durante el otoño en cambio, y sobre todo al salir la hormiga de ala encontraremos a los peces en la superficie durante casi todo el día, solo disminuyendo su actividad en las horas centrales del día.

No debemos olvidar nunca que el barbo está echo para comer en el fondo, de ahí la forma de su boca y sus cuatro barbas a las cuales debe su nombre, por lo que no siempre tendremos la oportunidad de pescarlo en superficie. En cambio, en las situaciones descritas anteriormente encontramos a un barbo atípico, confiado y glotón, que se girará en 180° para engullir nuestra mosca si no delatamos nuestra presencia. Ni que decir tiene que tampoco todos los días están con el mismo humor…

Para ser ciprínidos, los barbos tienen vista suficiente para detectarnos a una distancia moderada y su continuo deambular les permite cubrir todos los ángulos, esconderos bien o utilizad una atalaya donde acecharlos a distancia. El bajo debe ser suficientemente largo, al menos un par de metros y el monofilamento no debería bajar de 0,18mm, el barbo restriega los morros fuertemente con las piedras, un terminal de fluorocarbono nos evitará alguna que otra rotura.Para atraer al pez aprovecharemos el volumen de nuestros bichos de foam para dar un golpecito en el agua, eso es… un golpecito ¿Ok? debe ser suave y por delante del pez, si lo consigues la carrera está asegurada. Las imitaciones más utilizadas son los escarabajos de foam en todas sus variantes y colores, las hormigas de ala, saltamones, chernobyls pequeñas e incluso algún popper. Estos últimos se pueden usar con forma de rana, higo, mora, u otras bayas de arbustos rivereños y son utilizados en épocas muy concretas.

Entradas relacionadas con Escuela de pesca, Pescando especies

4 respuestas a “Barbos a mosca en superficie”

  1. Jose dice:

    Ya voy tomando nota de esas moscas, que si Dios quiere este año intentaré sacar alguno de esos torpedos vivientes.
    El 0.18 ya debe ser de buena calidad porque mirando el porte, creo que alguno rompe el bajo en la arrancada.
    Saludos Raúl.

    • El Barbo dice:

      Que tal Jose?

      Si, el 0,18mm se queda corto a veces, nosotros rara vez usamos otro que no sea el 0,20. Si utilizas una buena marca de fluorocarbono si puedes bajar al 0,18 si están tontorrones, pero no suelen protestar.

      Un saludo!

  2. tai dice:

    que tal niño ya se acerca el buen tiempo a ver cuando volvemos y nos echamos unas risas intentando cruzar el río este finde estaré hay, si eso me yebo la caña y miramos que puede salir

    • El Barbo dice:

      Tai! Campeón!

      Si tio, me han dicho que en puente nuevo ya están pescando, a ver si en una de estas que pasas por allí te acercas al agua y miras a ver si se ven… Y el resto es solo ir a pescar.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *