El-Barbo.es

Carpa

La pesca de las carpas a mosca es hoy practicada por casi todos nosotros, aunque solo sea de vez en cuando, bien por encontrarnos alguna de buen tamaño mientras vamos detrás de los basses, o bien por decantarnos por su pesca viendo que ‘otros’ no quieren entrar. De todas formas… ¿Hay alguien capaz de resistirse a esos morritos cuando se las oye chupetear? Anda mira, primera lección de hoy: “Si la oyes chupetear, probablemente esté dispuesta a tomar tu mosca”.

 

En primer lugar me gustaría comentar que la información que aquí ofrezco, recopilación de libros, revistas, otras webs y mi propia experiencia, se refiere siempre en términos generales, estoy seguro que las carpas de países como pueden ser las de China, Argentina o USA se comportarán de forma muy parecida, pero no siempre igual y los factores que inclinen a unas y a otras a adoptar diferentes comportamientos y hábitos alimenticios pueden variar incluso de un embalse a otro aunque solo se distancien unos kilómetros. Por lo tanto tomad estas líneas como lo que son, una guía de pesca y no la formula secreta, que no lo es.

Comportamientos y posturas de las carpas a mosca

carpa rio manzanares

Como ocurre con cada especie, para la pescar carpas a mosca es necesario conocerlas a fondo, sus costumbres, su alimentación y saber interpretar correctamente y en cada momento en que situación se encuentra el pez. Es importante aprender a leer el agua, y eso no es solo saber descubrir a los peces. Aquí os dejo algunos de los comportamientos más comunes que nos podemos encontrar:

Comportamientos negativos de las carpas

Una de las peores situaciones en las que nos podemos ver es cuando las carpas están inmóviles muy cerca de la superficie en grupos más o menos numerosos. Normalmente ocurre en verano, cuando el sol te pega con fuerza en la nuca y por mucho que intentemos ofrecer nuestra mosca, lo más que pescaremos será una insolación. Ojo, eso no quiere decir que no piquen, pero tendremos que pasar absolutamente desapercibidos, al minimo error nos descubrirán y por más que lancemos, no las incitaremos a entrar.

Cuando les llega la freza casi entrando en el verano se vuelven locas y confiadas, las veremos corretear unas detrás de otras y podremos casi cogerlas con la mano, pero no harán ni caso a nuestras imitaciones, busca en este caso a los ejemplares solitarios que estén algo más tranquilos.

“Posturas” de las carpas a mosca o comportamientos positivos

En superficie:

carpas a moscaPara mi particularmente, como más me gusta pescar carpas a mosca es cuando están chupando en la superficie y produciendo el característico “chup chup” al sorber. No siempre oiremos el chupeteo y las encontraremos en diferentes situaciones que debemos aprender a reconocer:

Nadando lentamente por la superficie sacando los morros, mientras engullen pequeños dípteros (aunque se tragan casi todo lo que pillan). Esta situación la tendremos pescando “al sereno”, al orto y al ocaso, cuando aun la luz apenas nos permite distinguirlas. La mejor solución será colocar una mosquita pequeña del color que intuyamos que puedan ser los insectos reales y hacer una posada lo más suave posible. El mayor inconveniente en estos casos es encontrar una mosca pequeña y lo suficientemente fuerte para que aguante las embestidas de estas formidables peleonas. Imaginaos que lo que están comiendo son Caenis… Nos abrirán el anzuelo.

Otras veces, observaremos que buscan ávidamente “algo” en la superficie, se mueven más rápido y sacan y esconden los morros, si esto ocurre al anochecer a veces solo las veremos cuando corten la linea del agua para cebarse (por la poca claridad, poneros mirando al atardecer haciendo que el reflejo del cielo se situe donde están saliendo las carpas, conseguiréis ver mejor la picada), la solución será la misma que en el caso anterior, aunque probablemente estén cebándose a algo concreto, si hacemos una buena posada saldrán casi a cualquier mosca de pequeño tamaño, afinad la puntería e intentad colocar la mosca en la trayectoria de la carpa, a unos 40 ó 50 cm de su boca.

A lo largo de una jornada de pesca carpera a veces nos sucederá que escuchamos de lejos el chupetear de las carpas, haciendo gala de nuestras dotes de pescadores a mosca (o más bien recechadores con mosca) nos acercaremos a los chupeteos con cautela y sigilo pero al llegar al punto de encuentro… Donde está la carpa? Aquí tendremos que buscarla bajo la espuma, la porquería acumulada en rincones, recodos, reculas, obstáculos, presas o incluso en la orilla, la carpa estará justo debajo chupeteando restos orgánicos o bichos atrapados en el amasijo de ramitas y hojas. Entonces… ¿Como las pescamos en superficie? No lo intentes arriba, La mejor solución es darle un buen bocado, un suculenta Wolly Bugger tonos oscuros u olivas será perfecta, su peso hará que penetre en la espuma y caiga justo delante de la carpa, que la tomará sin remilgos (siempre y cuando la presentación sea correcta, nunca lances una mosca grande encima de su cabeza). Otra opción es lanzar ninfas justo donde termina la espuma, dejar que caiga y con paciencia recoger a lo largo del borde de la balsa de restos acumulados. A veces podremos acercarnos lo suficiente como para meter directamente la ninfa en su boca cuando la descubramos chupeteando.

carpas a mosca

Si probamos a echar pan en el agua quizás tengamos la oportunidad de ver salir a estas glotonas. En algunos lugares donde están acostumbradas a este tipo de alimento y más en concreto donde la gente se lo ofrezca de forma habitual (por ejemplo al dar de comer a los patos) podremos ver auténticas avalanchas de carpas apelotonándose para comérselo antes que sus vecinos con pico, estas situaciones son bastante frecuentes en parques y carpódromos y será suficiente con echar nuestra imitación de miga de pan en medio de la confusión (hay que tener cuidado con los patos, que tomarán nuestra mosca sin dudarlo). Si por el contrario observamos que salen como un relámpago de una en una a morder el pan la cosa cambia y necesitaremos una buena imitación y algo de paciencia, en este caso es muy importante no mover la mosca del agua, también funciona bien una imitación de pan que se hunda lentamente, ya que permite a las carpas tomar la imitación sin asomarse fuera del agua (a veces las carpas están habituadas a ser pescadas mientras comen pan y pueden mostrarse recelosas).

Por último la más habitual de todas las situaciones, las carpas pululando por las orillas o a menos de un metro de profundidad y en grupos de varios ejemplares. Aquí lo mejor es lanzar una hormiguita de ala o un bicho de foam o pelo de ciervo. La imitación de pan hundiéndose lentamente también es muy efectiva.

No obstante, por regla general una carpa nos tomará casi cualquier imitación en superficie siempre que esté “subiendo” de forma continua, al contrario que un barbo, no saldrá desde metro y medio de profundidad, eso si, debes hacer una posada lo más suave posible. Las mejores moscas de superficie, sin duda, los bichos de foam y las hormigas de ala en tamaños pequeños.

Hociqueando:

Si tuviera que elegir la situación perfecta para la pesca de las carpas a mosca sin duda sería esta, y me refiero a cuando están con la cabeza metida en una nube de lodo y solo vemos su enorme cola fuera del agua, entonces deberemos coger una ninfa (no demasiado pequeña) y hacer que caiga con suavidad por delante del pez, esperaremos que llegue al fondo y recogeremos muy suavemente. Un desplazamiento hacia delante de la carpa nos hará saber que a tomado nuestra imitación, pega el cachete y a disfrutar.

Otras veces las veremos en aguas someras, rebuscando por las orillas levantando piedras y filtrando la tierra en busca de quironómidos y otras ninfas. Aquí la forma de proceder varía un poco, la carpa estará en movimiento y tenemos que atinar a la primera, pues están muy cerca de la superficie y nos pueden ver con facilidad. Procura también lanzar con cuidado y conseguir una posada suave, muchas veces utilizaremos ninfas grandes que podrían asustarlas al caer al agua.

Pescando carpas a mosca “al agua”:

Yo particularmente solo pesco “a pez visto” y rara es la ocasión que pesco “al agua”, exceptuando quizá cuando vamos de lucios o en el mar, en la mayoría de las demás ocasiones (a menos que la situación lo requiera) y como buenos mosqueros seremos nosotros los que buscaremos a las carpas y no ellas a nosotros. Entonces, ¿Como pescar las carpas a mosca cuando no las vemos?

Una de las situaciones más comunes en las que deberemos pescar al agua será en los días de tormenta, con aire o con el agua muy picada o turbia. Busquemos entonces lugares donde el agua golpee la orilla y enturbie de sobremanera el agua, en especial donde provoque pequeños derrumbamientos de tierra, en estas zonas el agua desentierra lombrices y ninfas, las carpas lo saben y no andarán lejos. Bate bien esas zonas con Wolly Buggers, ninfas de marabou, imitaciones de lombriz, el fantástico gusano de San Juan… Prueba también con grandes ninfas de colores llamativos, el agua está turbia y no ven “tres en un burro”.

Ninfa vede tipo principeNos trasladamos ahora a una situación de río, corriente moderada y menos del metro de profundidad. Para sacar carpitas (las carpas realmente gordas solo las encontraremos en los tramos bajos de los grandes ríos y en embalses) en río no tendremos que hacer nada del otro mundo, mientras las buscamos por las orillas o en las pozas podemos  tentarlas con una buena ninfa y un señalizador de picada colocado de manera que nos quede la ninfa a unos pocos centimetros del fondo. Lanza a contra corriente como si de pesca a la pasada se tratase y presta atención al indicador. Este es un método de pesca que solo utilizo cuando no hay otra manera de pescar una vez estás en el río, y es que para pescar con cola de rata y flotador a la pasada, cojo una caña de lance y una veleta a tal efecto y me monto un buen aparejo que me de ciertas garantías.

Hay cientos de situaciones en las que la pesca al agua puede dar alguna captura y será siempre bien recibida ya que viene “de sorpresa”, pero para las carpas a mosca, hacedme caso, siempre “a pez visto”.

Nuestro más sincero agradecimiento a César Tardío, quien amablemente ha cedido la imagen para el artículo.

2ª Parte.

Carpas a Mosca II, pesca en parques

Ver la carpa en la Wikipedia

texto del articulo de dagorex.blogspot.com, incluir la información–>
Las ninfas que imitan las larvas que viven en aguas poco profundas junto a las orillas pueden ser montadas en anzuelos entre el nº 8 y el nº 16, ninfas montadas en anzuelos mayores pueden imitar ninfas de libélulas o pequeños alevines de peces moribundos, en cuanto a las ninfas montadas en anzuelos mas pequeños imitaran pequeñas larvas de insectos que viven entre las piedras y la vegetación. Si las carpas no demuestran agresividad es necesario utilizar ninfas de color oscuro, como por ejemplo castaño, negro u oliva.

Entradas relacionadas con Escuela de pesca, Pescando especies

7 respuestas a “Carpas a mosca”

  1. Leo Kutú dice:

    Hno. de los anzuelos, Raúl:
    Muy buena entrada, muy instructiva.
    Nunca he pescado carpas con moscas (o, a moscas, como dicen ustedes en España).
    Básicamente por lecturas en otros sitios tenía conocimientos, pero aquí encontré cosillas nuevas.
    Felicitaciones.
    Un afectuoso sapukay.-

  2. El Barbo dice:

    Me alegro Leo, para eso lo he escrito.

    Aunque quedó muy extenso…

    Anímate, vete a pescar carpas, mándame tus experiencias y las añado.

    Un abrazo

  3. […] los que hayan leído con atención la primera entrega de la guía de carpas a mosca, voy a profundizar algo más en algunas cositas de las que hable y que esta mañana me han […]

  4. […] Carpas a mosca I, Comportamientos y posturas […]

  5. […] Carpas a mosca I, Comportamientos y posturas […]

  6. […] Carpas a mosca I, Comportamientos y posturas […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *