El-Barbo.es

Hoy voy a contaros lo que sucedió este domingo. En una ocasión anterior fuimos a ver los barbos a la desembocadura de uno de los muchos arroyos que llegan al Tajo por esa zona, en esta que ahora os cuento fuimos a la garganta cerca de las piscinas, y bajamos pescando el río unos 400 metros.

Mucho cacho, alguna boguita y pequeños barbos mordieron ávidos los asticot y lombrices que usamos como cebo. El equipo que utilizamos fue unas cañas de lance ligero muy sensibles (Shimano Catana) con una veletita pequeña y un anzuelo del #14.

Pasamos un buen rato pescando pescadito hasta la tarde, cuando decidimos probar suerte con las carpotas del embarcadero.

Entradas relacionadas con Sin categoría

4 respuestas a “El domingo”

  1. Barbux dice:

    Pero por donde llevas a tu novia chavalllllllllllllllllllll¨. Si parece la jungla del Amazonas entre culebras arañas y demas.
    Bueno lo importante es divertirse como se ve que lo haceis. Un saludinnnnnnnn

  2. Raúl dice:

    Joer, yo pensaba lo mismo. “estoy en la selva”, jajaja.

    Fue una pasada, con muchisima pesca (minitalla claro), y pese a todo, quedé gratamente sorprendido cuando mi Mª José me dijo que le había encantado aquella modalidad de pesca.

    Lo siguiente por lo tanto, a por los barbos del cofio, un entorno parecido, pero con bichos de hasta 2 kilos. Sencillamente impresionante.

    Un saludo!

  3. luis guerrero dice:

    Se ve que es un río precioso. Andabais como niños con zapatos nuevos descubriendo cada animal y cada rincón. Esa es la clave de nuestra afición.
    Saludos y a ver esos barbos.
    Suerte

  4. Raúl dice:

    Es fantástico poder disfrutar de lugares así, y tienes razón, son esos “momentos” los que hacen de la pesca algo extraordinario.

    Mañana vamos al pantano de San Juan un amiguete y yo, los barbos en río tendrán que esperar un poco.

    Saludos.

Responder a Raúl Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *